Mar. Sep 28th, 2021
origen del patinete eléctrico

Historia y evolución del patinete eléctrico

Los patinetes son artículos muy funcionales que han revolucionado durante los últimos años. Podría dar la impresión de que es un invento reciente dado su alto número de componentes novedosos, de última tendencia y adaptados a los tiempos actuales. La verdad es que este producto fue inventado hace más de 120 años.

Conocer la historia del patinete es un factor clave para visualizar cómo ha sido su desarrollo, el impacto que tiene hoy en día y la posibilidad de seguir transformándolo para que se mantenga en el futuro. En las siguientes líneas encontrarás información valiosa sobre el origen de este fantástico medio de movilización.

Los primeros patinetes

Los modelos iniciales eran muy diferentes a los que se conocen actualmente. Desde 1850 en adelante surgieron ideas que parecían de ensueño pero que dieron lugar a la creación de vehículos alternativos capaces de combinar un motor eléctrico con baterías de plomo ácido.

Al principio, todo parecía muy descabellado y poco útil. Los fabricantes del momento realizaban múltiples intentos y le daban la vuelta a su imaginación para crear nuevos prototipos. Los costes de producción eran muy altos y las dificultades técnicas eran evidentes.

El debate entre los diferentes tipos de sistemas de traslado eléctricos y por combustión era inmenso. Aunque en la década de 1910 el patinete eléctrico ya tenía 3 velocidades, no era exactamente la opción más demandada.

Las bicicletas, triciclos y scooter solían ser las mejores innovaciones. La exploración sobre motores eléctricos, de explosión y de vapor estaba en fase experimental. Era poco probable saber a ciencia cierta cuál de las alternativas prevalecería en el mercado del transporte con el paso del tiempo.    

La producción en masa

En 1915, Autoped se convirtió en el principal inventor del patinete eléctrico. El primer patinete de la historia fue diseñado por Arthur Gibson y Joseph Merkel. Este producto fue un extraordinario avance de la época ya que permitía que el usuario llevara a cabo recorridos cortos de manera eficiente.

Alcanzaba una velocidad máxima aproximada de 40 km/h aunque si te desplazabas en el rango superior se evidenciaba una gran inestabilidad, lo más recomendable era no superar los 20 km/h. El patinete estaba impulsado por un motor de combustión interna de 4 tiempos y 155 cc.

Tenía un peso estimado de 40 kg, se refrigeraba por aire e incluía neumáticos de 15 pulgadas, luces, bocina y caja de herramientas. Cabe destacar que fue el primero con manillar plegable. Era el máximo descubrimiento y todo el mundo quería tener el suyo, aunque estaba reservado para un pequeño grupo de personas.

El precio de adquisición solía ser muy alto y solo algunos habitantes podían comprarlo. Además, el enfoque de las ventas estaba enfocado al público femenino. Las celebridades del momento como Shirley Kellog, Sir Henry Norman, Florence Norman, entre otros, lucían con el vehículo de mayor popularidad.

Después de algún tiempo, se les añadió un asiento para ofrecer mayor comodidad al usuario. Dado que era un modelo realmente completo para la época, Alemania y Estados Unidos aprovecharon su versatilidad para producirlo en masa hasta el año 1922 más o menos.

En medio de dicha revolución surgieron otros diseños similares. ABC, lanzó el Skootamota. Este modelo, en sus principios, era un scooter de pie pero después parecía más una moto. Por otro lado, el imperio Krupp se dedicó también a la producción de monopatines motorizados, entre otros.

Desaparición temporal del mercado

El éxito de los vehículos scooter, coches y otras formas de traslado a gasolina sepultaron momentáneamente a los patinetes. Solo los inventores seguían trabajando y creando nuevos diseños que fueran más atrayentes.

El cambio de circunstancias en Alemania respecto al racionamiento de la gasolina fue aprovechado muy bien por Maurice Limelette y su hermano Albert, quienes fundaron la compañía SOCOVEL. Diseñaron sus propios patinetes eléctricos y los comercializaron a un buen tiempo hasta 1945.

En Estados Unidos, durante la segunda guerra mundial, la escasez del combustible también motivó a Merle Williams a crear su propio medio de traslado. Posteriormente, se asoció con otro inversor y fundó la compañía Marketeer, conocida posteriormente como ParCar Corp.

Asimismo, en 1938 el reinvento del scooter que funcionaba con combustible e incluía el Motor Glide se convirtió en el prototipo estándar de los modelos sucesivos. Las pequeñas y grandes compañías se unieron para impulsarlo.

Su producción en masa no fue posible dado lo voluminoso y pesado. No obstante, fue adoptado por el ejército estadounidense satisfactoriamente.

Resurge con más ímpetu

origen del patinete eléctrico
origen del patinete eléctrico

La evolución de novedosos sistemas de propulsión se hizo evidente a partir de 1967. En esta fecha, el austriaco Karl Kordesch fabricó un patinete eléctrico singular que combinaba una batería de níquel-cadmio con una pila de combustible.

Es imposible dejar de mencionar a Joan Ferret, creador del popular Fervepatín en la década de 1960. Estaba iseñado con un sistema de propulsión eléctrico, batería de 12 V cuya duración aproximada ascendía a 8 horas, capacidad de arrastre de 150 kg y alcanzaba la velocidad de 8 km/h.

El prototipo buscaba facilitar la jornada laboral de los trabajadores que tenían que desplazarse continuamente en grandes instalaciones. De hecho, consiguió incorporarse como herramienta de trabajo en 34 diferentes países, aunque en total solo fueron fabricadas 50 unidades.

A partir de 1980, numerosos inventores enfocaron todas sus energías en la producción de continuas mejoras y hacer que el patinete eléctrico cobrara vida. El scooter eléctrico denominado Scoot’Elec de Peugeot se vendió durante 10 años. Aunque no era respetuoso del medio ambiente por sus baterías, fue un gran avance.

La suspensión completa en ambos neumáticos fue la novedad del modelo Hoverboard fabricado por Go-Ped en 1986. Asimismo, con el invento de las baterías de litio-ion en 1991 el almacenamiento de energía es mayor y por eso se han convertido en las opciones más demandadas. Es necesario destacar que este tipo de baterías cuenta con las características más respetuosas del medio ambiente.

Patinetes eléctricos de última tendencia

MOVILIDAD URBANA
MOVILIDAD URBANA

Cada día es una oportunidad para crear alternativas viables que promuevan el bienestar de los usuarios mientras se trasladan de un lugar a otro de manera práctica y sin afectar el planeta.

La combinación de diseños y extraer lo mejor de cada modelo anterior produce resultados increíbles. La trasformación de los patinetes ha sido un proceso continuo que jamás se detiene. La adaptación a las necesidades cotidianas y estilos de vida son aspectos determinantes que marcan la diferencia.

Aplicar las nuevas tecnologías en cualquier producto es un verdadero desafío que ha sido superado muy bien por los especialistas entusiastas que plantean proyectos encaminados a generar prototipos cada día más eficaces y funcionales.

Las características más sobresalientes de la actualidad tienen que ver con el uso de componentes ecológicos, de peso reducido, sistemas de sujeción que facilitan el agarre y materiales de calidad que aseguren su larga vida útil. La ergonomía es un factor clave en su fabricación.

Artículo accesible para todos

La diversidad de patinetes eléctricos es muy amplia y la demanda de este artículo va mucho más allá de un juguete para los niños. La creencia de que los patinetes son artículos para los más pequeños de la casa es historia. Ahora todo el mundo puede usarlos y hacer que su vida sea mucho más sencilla. 

En el pasado, solo algunos podían tener acceso a este tipo de medio, los costes de adquisición han cambiado y ahora cada vez más personas pueden comprar el suyo. Debido al incremento significativo de usuarios, ha sido necesario crear normativas legales para regular su utilización en las ciudades.

El éxito comercial de la actualidad está directamente relacionado con los modelos previos que dejaron su huella. El fracaso de cada diseño dio paso a cambios importantes, permitió analizar las debilidades y los desperfectos para convertirlos en fortalezas.

Esta es una oportunidad única que ha permitido que los patinetes eléctricos disponibles en el mercado hoy sean opciones integrales y sumamente valiosas. En definitiva, los vehículos de movilidad personal han cobrado altos niveles de popularidad y continuarán haciendo historia.

Fuente: https://www.elmundo.es/baleares/2019/03/05/5c7eb58ffc6c834f1a8b464f.html

Por Kevin RP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *